La formación ha cambiado al mismo ritmo que las tecnologías. Este nuevo escenario requiere de docentes eLearning que hayan entendido el cambio y que pongan en marcha acciones con las que ofrecer a sus alumnos, desde la distancia, un servicio que asegure el aprendizaje.

Lejos quedan aquellos años en los que un profesor enseñaba frente a una pizarra verdosa mientras desgastaba tizas blancas. Las nuevas tecnologías han cambiado el ritmo en cualquier esfera y todo profesional de la formación sabe que en su terreno también. El eLearning requiere de docentes que acepten el reto de estos tiempos.

Pero, ¿cómo deben enfrentarse al mismo? ¿Qué cualidades debe tener el buen docente eLearning? En esta ocasión te presentamos un decálogo con habilidades y destrezas que debe asumirse como normales dentro de este perfil profesional. Cualidades que lo ayudarán, tanto a él como a sus alumnos, a conquistar los objetivos formativos propuestos a través de sus acciones.

Manejo de plataformas eLearning

Las aulas presenciales del pasado han cambiado hacia un entorno virtual en donde los alumnos encuentran recursos de formación. A estos espacios se los conoce como plataformas eLearning, en donde los cursos quedan alojados. Distribuir roles, asignar permisos a los distintos miembros del curso…

Son muchas las nociones que hay que tener en cuenta a la hora de manejar una plataforma eLearning. En la actualidad podemos encontrar varias de ellas y que ofrecen distintas funcionalidades. Por tanto, el primer paso debe ser el decidirse por una o por otra.

Manejo de herramientas multimedia

Las nuevas tecnologías se escriben en lenguaje multimedia y el eLearning no es una excepción. Vídeos, infografías interactivas, presentaciones… Son muchas las opciones que se pueden ofrecer al alumnado. Pero, hay que aprender a manejar ciertas herramientas para crear estos recursos.

Este aprendizaje dará lugar a un completo conocimiento del lenguaje multimedia. Un código imprescindible a la hora de sumergirse en este mundo.

Conocimientos de seguridad online

El mundo virtual es complejo y abierto a miradas que no siempre son buenas. Muchos son los peligros que pueden acechar a una plataforma eLearning. La seguridad es la clave para evitar estos problemas. Un buen programa de antivirus, contraseñas complejas, identificación en varios pasos.

Protege tu plataforma eLearning de estos problemas que acechan en internet y que ninguno de tus alumnos sufran las consecuencias de estas situaciones.

Formar parte de una comunidad

Compartir experiencias, crear estrategias conjuntas, cada persona vive su experiencia eLearning de forma personal. ¿Qué ha ido bien? ¿Qué ha ido mal? Arrimar el hombro es muy importante y para ello nada mejor que formar parte de una comunidad de profesionales en teleformación.

Foros, chats conjuntos, son muchas las opciones. Además, esta comunidad eLearning puede crearse también junto a tus alumnos. Ofréceles la oportunidad de comentar sus experiencias y, de esta forma, obtener opiniones constructivas, en definitiva, ponerse en marcha de forma conjunta.

Monitorización

En relación con el párrafo del punto anterior, para saber si la estrategia eLearning funciona hay que ver los frutos que ha dado. El docente debe poner en marcha estrategias para monitorear su actividad formativa, esto abarca desde formularios en donde se puede recabar información, hasta herramientas con las que controlar la entrada de alumnos.

La monitorización permitirá tomar notas para saber qué ha funcionado, tomar nota y ponerse a trabajar para buscar siempre la mejora de los servicios que se le está ofreciendo al alumno. Incluso las redes sociales son una buena herramienta que te ayudará en este punto.

Hay que entender que no solo se puede monitorizar desde la plataforma eLearning,  también tu archivo SCORM puede facilitarte la vida incluyendo herramientas que te permitirá establecer distintos niveles de seguimiento. De esta forma, el paquete se “comunicará” con la plataforma para mandarte esta información.

Mediador de proceso de autoaprendizaje

El eLearning se traduce en autonomía para el alumno. Él decide cuándo, cómo y qué quiere aprender. Por ello, el docente debe ejercer como ente mediador en este proceso de adaptación a los nuevos tiempos. Un buen ejemplo es facilitar clases en formato de “píldora formativa” para que sean sus estudiantes quienes gestionen los contenidos que vayan aprendiendo.

Al contrario que en la formación tradicional, el profesional del eLearning debe asumir un rol de acompañante y tutor. Un papel que no quiere decir que no sirva para nada, sino que ofrezca una mayor autonomía a su alumnado.

Manejo de herramientas de comunicación sincrónicas

Por si quedasen dudas, no, el profesional del eLearning no debe quedar en segundo plano. Su papel debe ser el de acompañar a sus alumnos en el proceso de aprendizaje. Para este fin debe aplicar herramientas de comunicación sincrónicas que permitan que sus estudiantes puedan acudir a él en caso de dudas y otras consultas relativas al contenido que están cursando.

Skype, o programas similares, para poder organizar pequeñas tutorías, o aulas virtuales en donde puedan seguirse clases en directo (incluyendo una caja de comentarios en donde se puedan ir dejando sus opiniones o preguntas. En definitiva, un espacio donde poder montar pequeños webinars.

Pedagogía online

Un nuevo espacio de formación conlleva nuevas reglas de docencia, pedagogía y aprendizaje. El docente eLearning necesita la capacidad para poder sacar el máximo provecho de los nuevos procesos y sacar el máximo rendimiento. De esta forma, será posible transmitir a los estudiantes el mejor de los resultados a tus alumnos

Entre las habilidades que el docente eLearning debe interiorizar está la de poder ofrecer en feedback rápido a sus alumnos. Serán muchas las dudas que vayan surgiendo a lo largo de estos cursos. Por ello, una pronta contestación a ellas será de agradecer para que los estudiantes puedan seguir el ritmo marcado.

Motivación en la distancia

En la formación tradicional la motivación era posible al existir una interacción directa entre docente y alumno. Los responsables de estas acciones presenciales pueden reconocer en los estudiantes algunos síntomas de apatía o desapego de la ruta marcada. Sin embargo, en el eLearning esto se complica. ¿Solución? Comenzar a aplicar estrategias de motivación.

Fomentar la idea de pertenecer al grupo del centro eLearning (personalizando el espacio virtual con las características definitorias). Otra idea, en relación con la monitorización, es la de revisar los ritmos de aprendizaje y poner en marcha pequeñas acciones que contribuyan a fomentar la motivación.

Capacidad de reinvención

Las tecnologías cambian, y ellas son la base de cualquier estrategia eLearning. Por ello, hay que estar muy atento a posibles cambios (en especial a novedades en las plataformas de teleformación o en las herramientas de autor que se utilicen para crear los cursos que se subirán a la posterior plataforma.

Por su parte, la capacidad de reinvención también debe alcanzar al profesional de la formación, quien debe asumir su rol más allá de un transmisor de contenidos. Un guía para garantizar el desarrollo individual, capacidad de resolver problemas desde la distancia y una gran creatividad son algunas de las habilidades que se le presupone al nuevo docente eLearning.

Extra

Si, hemos dicho que este era el decálogo del buen docente eLearning. Pero queremos darte un consejo de más, que nunca vienen mal.  En este punto te recomendamos el dominio de herramientas de autor que te permitan crear tus propios contenidos SCORM para que de esta forma puedas tomar el control total de tu plataforma, integrando paquetes 100% personalizados que se adapten a tus alumnos.

Para este fin, te proponemos echar un ojo a Qurseo, herramienta de autor que te ofrece la posibilidad de crear un curso adaptado a todos los objetivos, tanto de tu curso como de tus alumnos.