Desde que el eLearning dejó de ser una alternativa a la formación presencial y se consolidó como una modalidad con identidad propia, la importancia del diseño instruccional en la formación online ha ido creciendo para convertirse en uno de sus pilares básicos.

¿Por qué es importante el diseño instruccional? Porque el contenido elearning no se podía presentar del mismo modo que el contenido utilizado en una formación presencial, la flexibilidad espacio-temporal por la que se caracteriza dicha modalidad es muy diferente a la presencial, y el don de transmitir el contenido de muchos docentes se perdía completamente con la instauración de dicha modalidad.

El contenido e-learning se convierte en protagonista, cargando sobre él la capacidad de facilitar la comprensión del contenido, la adquisición del aprendizaje y la motivación en la acción formativa.

Está claro que necesitará ayuda de otros factores, pero el primer contacto directo y verdadero será alumno-contenido.

¿Quiere decir esto que la formación online se ha vuelto fría y distante? ¿No voy a poder llegar a mis alumnos como lo hacía en la formación presencial?

Tranquilo puedes llegar a tus alumnos igual o mejor, pero para ello, necesitas un buen contenido e-learning. Es fundamental  que el contenido que elijas tenga aplicado un buen diseño instruccional supervisado por un equipo de trabajo multidisciplinar.

La importancia del diseño instruccional

¿Qué es el diseño instruccional?

Cuando se hablamos de «El diseño instruccional en la formación online» así como de las funciones del diseñador instruccional, se hace especial hincapié en las tareas de elaboración y adaptación pedagógica del contenido.

Pero el diseño instruccional es un concepto mucho más amplio, abarca el análisis previo de necesidades, definición de metodologías, estrategias, etc., todo ello, necesario para poder abordar el contenido en sí.

Por lo tanto, entendemos el diseño instruccional como el proceso que se realiza previamente al comienzo de la acción formativa. En él se concretan todos los aspectos pedagógicos de la misma: métodos, estrategias, variables que intervienen, etc. (definición extraída de nuestro curso diseño instruccional)

 

¿Cuáles son las fases del diseño instruccional?

Como hemos citado es muy importante que el diseño instruccional en la formación online abarque todo el proceso formativo, es decir, desde el momento en el que se detectan las necesidades formativa hasta la evaluación.

Esto supone que el diseño instruccional debe pasar por diferentes fases:

Fases del diseño instruccional

  1. Análisis

En esta fase es cuando surge el programa formativo; durante la misma se llevará a cabo el análisis de las características de los destinatarios de la acción formativa así como de las necesidades de formación existentes. En base a las mismas se decidirá cuál es la modalidad formativa más adecuada para su desarrollo.

  1. Diseño

En esta fase se establecerán los objetivos del proyecto y se decidirá el modelo formativo que se va a adoptar, métodos, estrategias didácticas… así como la estructuración del contenido.

  1. Producción

La fase de producción tiene lugar en dos partes. Por un lado, se diseña y desarrolla del contenido de acuerdo a los criterios establecidos y se crea el guión pedagógico. Por otro lado, una vez que se cuenta con el material, se lleva a cabo la producción multimedia, transformándolo en un contenido digital de calidad. También se crea o configura el entorno de aprendizaje, incluyendo todas las herramientas de comunicación, gestión, seguimiento, colaboración, evaluación, etc.; en el que se integrará el contenido creado.

  1. Puesta en marcha

En esta fase, ya se dispone de todo el material y se comienza a poner en marcha la acción formativa. Para ello se lleva a cabo el proceso de inscripción del alumnado, la selección del mismo, se les proporciona la información necesaria para la realización de la acción formativa, etc.

  1. Implementación

En esta fase se imparte la acción formativa, se desarrolla el programa, se llevan a cabo las tutorías, se ponen todos los recursos a disposición del alumnado, se aprovechan todas las posibilidades de flexibilidad, interacción, colaboración, reflexión, etc., y se pone en marcha el sistema de evaluación.

  1. Evaluación y seguimiento

En esta fase se realiza el seguimiento del alumnado y se lleva a cabo la evaluación tanto de los alumnos como de otros aspectos de la acción formativa.

En relación al mismo, se puede realizar el seguimiento de la aplicación práctica de lo aprendido, presentar bolsas de trabajo,… en definitiva, continuar la relación con el mismo, y que la comunicación no termine una vez finalizada la acción formativa.

 

¿Quién lleva acabo las distintas fases?

Los encargados de poner en marcha el diseño instruccional en la formación online en todas las fases es el equipo de trabajo multidisciplinar. Todos los miembros del equipo deben tener muy bien definidas sus competencias, desarrollando cada uno tareas muy concretas pero siempre manteniendo una comunicación continúa.

Los componentes que se pueden encontrar en estos equipos de trabajo son los siguientes:

  1. Coordinadora/o; participa en todas las fases.
  2. Técnico pedagógico; participa en la fase de análisis, diseño, producción, evaluación y seguimiento.
  3. Experto en contenido; participa en el diseño y producción.
  4. Programadora; participa en la producción.
  5. Diseñadora gráfica; participa en la producción y puesta en marcha.

Me gustaría citar el artículo de Alejandra Ávila Cómo trabajar con expertos en contenidos , en él nos explica quiénes son los expertos en contenido, y cinco consejos  muy buenos para trabajar con expertos en contenido que me han parecido muy útiles, sobre todo el consejo número 1 que dice:

Conviértete en su aprendiz: esta práctica toca el primer aspecto que hará que el trabajo con los expertos en contenidos sea fluido: tu actitud. Considera que estás ante una oportunidad única de aprender y asegúrate de poner todos tus sentidos en esta labor. Asegúrate de transmitirle al experto esas ganas de aprender.

Sin duda la actitud en el trabajo y el respeto hacia lo que hacen el resto de miembros del equipo es un pilar fundamental que garantizará el éxito del proyecto.

Los distintos perfiles que componen al equipo fomentan una oportunidad única para aprender del resto de compañeros y plasmar la diversidad de opiniones y de ideas haciendo que cada proyecto sea único.

Hoy en día a la hora de trabajar en equipo nos cerramos en nosotros mismos y en nuestra verdad absoluta dejando pasar grandes ideas.

El trabajo en equipo es muy importante para que todas las fases salgan con éxito bajo unos estándares de calidad.

¿Con un buen diseño instruccional es suficiente?

Además de un buen diseño instruccional como hemos citado, va a ser muy importante el material multimedia utilizado, este dotará al contenido de interactividad y hará la acción mucho más atractiva.

No vamos a negar que un curso con interactividad motive más al alumnado que un curso plano, pero no nos debemos dejar llevar por las apariencias. No debemos caer en el error de que el aprendizaje será más efectivo por el uso excesivo de herramientas y recursos multimedia. Un contenido recargado sin lógica es mucho peor que un contenido plano.

El uso de herramientas y recursos multimedia solo será posible si se sustenta sobre unas buenas bases pedagógicas; metodología, planificación y organización. Pero todas estas variables se rigen por los objetivos de la formación.

Así, el punto de partida y la base para el desarrollo de la acción formativa es una adecuada formulación de objetivos, hacia los que encaminar las actuaciones a llevar a cabo. Estos deben reflejar claramente los conocimientos y las competencias a desarrollar por el alumnado.

Como podéis ver llegamos a la conclusión de que todas las fases del diseño instruccional son igual de importantes. Todas deben aportar su granito de arena en su justa medida, sabiendo que una fase no es nada sin la otra, y que un equipo de profesionales no es nada sin el otro.

En el mundo de la formación no existe una pócima secreta  para crear un contenido mágico que haga que el alumno adquiera todos los conocimientos de manera significativa y encima este motivado, pero si el contenido está elaborado y coordinado por profesionales que se rigen por las fases de elaboración correctas, tienes muchas más posibilidades de que el alumno quede atrapado en tu proceso de enseñanza, descienda su tasa de abandono y alcance los objetivos de la acción formativa con éxito.