¡No encuentro la prueba de evaluación! ¡No puedo ver bien el contenido! ¿Cómo me pongo en contacto con el tutor? Si eres tutor online todas estas expresiones te resultarán muy familiares, por lo tanto, no pierdas de vista lo que te explicamos a continuación: siete consejos para mejorar la experiencia de usuario en la formación online.

Como tutor online, ¿quién no ha recibido estos mensajes al iniciar una acción formativa? No nos vamos a mentir, solo al leerlas ya pensamos que este alumno no va a disfrutar del curso y que no va  a exprimir el mismo como debería.

Independientemente de que el curso sea más o menos bueno, es imprescindible que el alumno reúna las competencias básicas digitales para realizar un curso online.

¿A qué me refiero con competencias básicas digitales? Pues que el alumno tenga unos conocimientos, habilidades, actitudes y estrategias básicas para el uso de medios digitales y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Es obvio que hoy en día la mayoría de los usuarios tienen dichas competencias digitales debido a la época que les ha tocado vivir. Pero es cierto que hay un sector de la población que no se ha incorporado a esta era digital, bien porque en su día a día no le ha hecho falta, les ha pillado ya muy mayores o porque no les gusta y no han desarrollado muchas habilidades para las TIC.

Lo que está claro es que antes de realizar un curso online nos tenemos que asegurar de que el alumno/a tiene dichas competencias básicas, y a raíz de ahí ya podremos mejorar su experiencia de usuario en la formación online.

¿Cómo podemos saber si reúne dichas competencias? Pues un ejemplo que utilizan muchos centros de formación es un curso muy cortito de alfabetización digital al inicio de la acción formativa.

Aquellos alumnos preseleccionados, realizarán el curso-prueba para valorar si reúnen las competencias digitales requeridas para un buen aprovechamiento de la formación. Para ello, tendrán acceso a la plataforma virtual y a sus instrucciones de uso, dónde deberán superar una serie de actividades básicas relativas a descarga y envío de archivos, manejo de correo electrónico y participación en las herramientas de comunicación.

Si el alumno supera dicho curso-prueba con éxito ya habremos superado un escalón más.

¿La superación de dicho curso-prueba quiere decir que ya voy a navegar por el curso sin problemas? ¡NO! Cada acción formativa está montada en plataformas diferentes o iguales pero configuradas de distinta forma y el alumno no debe conocer todas las plataformas que hay en el mercado, ya que cada centro de formación usará la que considere mejor para sus alumnos.

Llegamos al punto álgido del artículo.

Cómo mejorar la experiencia de usuario en la formación online.

Las competencias TIC adquiridas nos ayudan a predecir muchas de las funcionalidades de las plataformas, pero no todo el mundo deduce las funcionalidades del mismo modo, por ello, a la hora de poner en marcha una acción formativa online, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Información al alumno clara y accesible

Al inicio de cualquier acción formativa se le debe dar al alumno toda la información de manera clara y concisa. Si al inicio del curso no se le facilita esta información, ya estamos generando confusión al alumno así como una mala imagen provocando tensión y desorientación.

Para ello, aconsejo que el mismo día del inicio del curso el tutor se presente, y ponga sus datos de contacto para que el alumno/a sepa dónde dirigirse.

Posteriormente, indicaremos las horas de tutorías en el tablón de la plataforma así como la guía didáctica, fechas de entrega, etc ., de este modo el alumno estará informado de primera hora y podrá consultar dicha información cada vez que lo precise.

Consejo: aunque colguemos el tablón toda la información, soy partidaria de enviar un correo o novedad notificando donde pueden encontrar toda la información.

Aunque lo tengan delante, en el  inicio de una acción formativa online es importante pecar de pesada/o para que quede bien claro para aquellas personas que están más perdidas por la plataforma, de este modo, ya sabrán en futuras ocasiones donde acudir.

Es mejor pecar de pesado/a que dar las cosas por hechas.

Otra cosa importante que no puede faltar en un curso online es la guía del campus, todos los cursos no están montados en la misma plataforma, por lo tanto, una guía del mismo será muy útil.

2. Crear un storyboard

Como tutores, siempre debéis tener un guión donde se reflejen los objetivos del curso, temporalización y estrategias. De este modo, irás revisando que se van cumpliendo todos los objetivos así como las pautas que debes ir siguiendo para que se cumplan.

No debes hacer un guión estricto, recuerda que es para que te ayude en tu labor de tutorización.

A lo largo del curso se irán improvisando muchas cosas que no tenías anotadas y que te pueden ser útiles e interesantes para otras convocatorias.

Te será de gran ayuda para organizar las ideas que quieres ir transmitiendo a los alumnos y también te salvará de posibles descuidos.

Si te da pereza anotar el guión en un papel, puedes utilizar el Power Point. Solemos enfocar este programa para hacer presentaciones, pero la verdad que es muy útil para hacer storyboard gracias a la cantidad de esquemas y pantallas que presenta.

Recuerda que será algo tuyo que no tienes que compartir con nadie.

3. Usabilidad y navegación simple

Como hemos dicho al inicio, hay muchas plataformas para impartir cursos online, pero debemos utilizar la que tenga una navegación simple que pueda entender la mayoría de los usuarios ya que cada uno tendrá una experiencia diferente.

En cuanto a competencias digitales, no todos parten de la misma base.

Aspectos como la estructuración de un curso, sencillez en la navegación, objetivos y conceptos bien definidos, imágenes nítidas y bien situadas o el correcto funcionamiento de todos los  elementos multimedia conforman la USABILIDAD del contenido.

Debemos de evitar incorporar a la plataforma todas aquellas opciones que no sean útiles y que puedan generar confusión.

Lo sencillo es lo intuitivo.

4. Contenido accesible

Además de la usabilidad y utilidad del contenido, este debe ser accesible, ¿qué quiere decir esto?

Un contenido es accesible cuando todas las personas, independientemente de sus condiciones particulares, pueden acceder al mismo con normalidad.

La W3C es la comunidad internacional para el desarrollo de estándares web. Entre sus principios está la accesibilidad.

Por ejemplo, si se incorpora un vídeo al contenido de un curso, este debe estar subtitulado o incluir de algún modo una versión alternativa accesible de ese contenido, para que las personas con problemas de audición puedan acceder al mismo sin dificultad.

Si el diseñador del curso tiene claro qué pasos se dan y se darán, resulta mucho más sencillo guiar a los alumnos por ellos.

Si te interesa la importancia de realizar un buen diseño instruccional, puedes ver más información en el artículo: La importancia de realizar un buen diseño instruccional.

Si no está accesible ¡no existe!

5. Incentivar la motivación para favorecer la participación

En un curso e-Learning el alumnado debe ser el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, y como tal, es necesario analizar las características de los destinatarios de la acción formativa para que el proceso se pueda diseñar acorde a las mismas.

Al ser el eje central, y convertirse en protagonista de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje, es importante que el alumnado se implique y esté motivado para desempeñar un rol activo durante el desarrollo del mismo.

En este sentido, es importante contar con personas “tras la pantalla” que puedan apoyar a los participantes, orientarles, guiarles, fomentar la participación, etc., como puede ser el personal docente y dinamizador de la plataforma.

Por ejemplo, en un curso e-Learning puede existir un foro pero si el docente u otros colaboradores no dinamizan el curso, planteando interrogantes, aportando recursos o dando retroalimentación a los participantes, puede suceder que el foro quede totalmente “vacío” y este recurso desaprovechado.

Es importante que el alumnado esté motivado y cuente con la autonomía necesaria para conseguir superar con éxito la acción formativa.

El docente debe ser capaz de dinamizar la acción formativa, haciendo que el curso que se esté desarrollando esté en constante movimiento, con un alumnado muy activo, en definitiva, el docente debe estar dinamizando constantemente.

Plantéate pequeños objetivos con los alumnos

6. Conseguir impacto visual

Las imágenes y recursos multimedia ayudan a enriquecer el material formativo, y la formación e-Learning permite un amplio abanico de posibilidades en este sentido.

Gracias a las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías se pueden incorporar imágenes, gráficos, mapas conceptuales, animaciones, vídeos, etc.

Un curso online que no tenga interacción se está desaprovechando.

Las plataformas ofrecen multitud de opciones para poder disfrutar de un contenido interactivo que motive al alumno.

Un contenido en pdf no sería lo más correcto para un curso online, y utilizaríamos la plataforma como contenedor de pdf desaprovechando como hemos dicho la diversidad de recursos que presenta.

No nos vamos a engañar, a todos nos gusta lo bonito y lo que llama la atención. Si el alumno abre el contenido y se encuentra con un pdf es muy probable que lo cierre sin mirarlo.

Pero, ¡ojo! No nos debemos dejar llevar por las apariencias, el uso de herramientas y recursos multimedia solo será posible si se sustenta sobre unas buenas bases pedagógicas.

Una imagen vale más que mil palabras

7. Prever el fallo

Hay que estar preparado cuando surjan estos casos y darle al alumno la solución más rápida y sencilla.

No hay cosa más frustrante que repetir algo que ya has hecho.

Este tipo de situaciones siempre las vamos a evitar facilitando el camino al alumno. De este modo, evitaremos el abandono y fomentaremos la motivación del mismo al ver el interés por el tutor/a  la hora de resolver los problemas que le surgen.

Hay que ser empáticos, si a ti no te gusta corregir dos veces el mismo ejercicio, al alumno tampoco le debe gustar realizar el mismo ejercicio dos veces por un error de plataforma.

Todos nos equivoamos, simplemente, trata de adelantarte al error

 

Si tienes claro estos 7 aspectos a la hora de poner en marcha un curso online, estoy segura que el alumno no se perderá por la plataforma y mejorará su experiencia en la misma.

El alumno conseguirá su meta y tendrá un buen recuerdo del curso realizado con nosotros.

Si quieres comprar algún aspecto más a tener en cuenta para la mejora de la experiencia del alumno como usuario en la formación online, no dudes en compartirla con nosotros.

Espero que os haya gustado y sobre todo ayudado.